Certificaciones energéticas y BIM

Certificaciones energéticas y BIM

La crisis del coronavirus y la crisis ambiental actuales, han provocado que emerjan temas que durante años han quedado apartados de las prioridades en el sector de la edificación, como lo es el concepto de calidad en arquitectura, no sólo desde el punto de vista sostenible, sino también saludable.

Durante los últimos años se han desarrollado diferentes métodos de evaluación del rendimiento ecológico, la sostenibilidad, y el impacto general de los edificios en la salud, el bienestar y el confort humanos.

Cuatro de las certificaciones existentes hoy en día, tanto a escala nacional como internacional que evalúan dichos temas son: BREEAM, LEED, VERDE Y WELL.

BREEAM (Building Research Establishment Environmental Assessment Method) es un programa internacional que reconoce edificios sostenibles y proyectos de infraestructura. La certificación viene con una calificación de estrellas de una a seis y una designación de «aprobado», «bueno», «muy bueno», «excelente» o «sobresaliente», y las categorías que evalúa son: (GST) Gestión, (SYB) Salud y bienestar, (ENE) Energía, (TRA) Transporte, (AG) Agua, (MAT) Materiales, (RSD) Residuos, (USE) Uso del suelo y ecología, (CONT) Contaminación.

Se puede obtener la certificación BREEAM en proyectos de nueva construcción, en uso o de renovación.

LEED (Leadership in Energy and Environmental Design), emitido por el U.S. Green Buildings Council, es la certificación de construcción sostenible más fácilmente reconocida que existe. Tiene nueve programas de certificación separados, incluidos los de edificios comerciales, minoristas, nuevas construcciones, edificios existentes y más. Su sistema de calificación está basado en créditos y puntos que permiten alcanzar uno de los cuatro niveles de certificación posibles: LEED Certified, LEED Silver, LEED Gold o LEED Platinum.

Los créditos se clasifican en siete familias: Ubicación y transporte, Sitios Sustentables, Eficiencia del agua, Energía y atmósfera, Materiales y recursos, Calidad de ambiente interior, Innovación, Prioridad regional.

 

VERDE es una metodología para la evaluación y certificación ambiental de edificios desarrollada por la Asociación GBC España.  El sistema de evaluación se basa en un método prestacional de acuerdo con la filosofía del Código Técnico de la Edificación y las Directivas Europeas. En la base están los principios de la bio-arquitectura y la construcción del edificio respetando el medio ambiente, compatible con el entorno y con altos niveles de confort y de calidad de vida para los usuarios.

Los criterios de evaluación están agrupados en diferentes áreas temáticas: selección del sitio, proyecto de emplazamiento y planificación, calidad del espacio interior, energía y atmósfera, calidad del servicio, recursos naturales e impacto socio económico.

 

WELL es el primer sistema de certificación de edificios, espacios interiores, y comunidades que busca implementar, validar y medir características que apoyen y promueven la salud y el bienestar humanos. El Estándar de Construcción WELL está organizado en 7 categorías de bienestar denominadas “conceptos”: aire, agua, nutrición, luz, ejercicio, confort y mente.

 

 

De esta forma, las certificaciones ambientales surgen ante la necesidad del sector de la edificación de adaptarse y evolucionar hacia un futuro sostenible y que promueva el bienestar de los humanos, siendo herramientas de gran importancia para la situación actual.

 

Y… ¿qué ventajas aporta implementar BIM en una certificación ambiental?

El uso de BIM va más allá de las fases de diseño, abarcando la ejecución del proyecto y extendiéndose a lo largo del ciclo de vida del edificio, permitiendo la gestión del mismo y reduciendo los costes de operación. Un edificio modelado con la metodología BIM aporta múltiples beneficios a la hora de obtener un certificado, ya que permite controlar y prever multitud de aspectos relacionados con la eficiencia y la sostenibilidad del edificio:

  • La metodología BIM permite hacer un cómputo rápido y preciso de todos los volúmenes de materiales, lo que permite agilizar el proceso y elegir los más adecuados para optar a un certificado.
  •  Cumplir estándares de las certificaciones relacionados con la Calidad del Ambiente Interior (CAI) la metodología BIM nos permite llevar a cabo una planificación adecuada de los sistemas de impulsión y extracción de aire reduciendo los focos de contaminación y mejorando el confort interno.
  •  La metodología BIM también permite, gracias a la cantidad de información que dispone de cada producto y al modelado detallado, comprobar la eficiencia energética del edificio e incluso la cantidad de iluminación natural que entra en cada estancia teniendo en cuenta, en ambos casos, las condiciones climáticas de la zona, la orientación del edificio y las obstrucciones existentes en el entorno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *